“Todos dejamos algo en su casa accidentalmente, o regalamos algo de uso cotidiano para que se acuerde de nosotras”

Esa frase de mi amiga no para de darme vueltas en la cabeza.

Le regale a mi ex unas zapatillas que le encantaban para su cumpleaños. Le recordaran mi nombre cada vez que se ate los cordones en la mañana?

Los hombres y las mujeres somos iguales en ese aspecto? Tengo una campera que el dejó en mi casa “”accidentalmente”” que nunca mas reclamó. Cada vez que la agarro, la imagen de el usándola se me cruza fugazmente por la cabeza. Usaran la misma técnica que nosotras?

Recuerdo una vez haberle regalado una taza a un chongo del que me había enamorado en tan solo una noche, sabia que no pasaría de un par de noches mas y dado que su reciente mudanza lo había dejado sin tazas y tomaba café en vasos (lo cual es una falta de respeto), esa navidad recibió una hermosa taza de cerámica azul, en la cual esperaba, sirva su café cada mañana mientras un flashback inconsciente sobre mi se le venga a la mente.

Siempre supe que esos detalles eran muy propios de las mujeres, consciente o inconscientemente. Lo que nunca me puse a pensar es si también lo eran en los hombres.

Esa incógnita estaba pendiente de revisión, hasta que de pronto, una mañana, un hombre de brazos perfectamente capaces y fuertes entraban una cama por la puerta de mi departamento mientras yo aun seguía acostada medio soñolienta. ¿Estaba dejando un “”sutil”” objeto, intencionalmente, en mi casa? ¿o simplemente era una señal de que los resortes no son los suyo?.

La incógnita se hizo aun mas grande.

¿Ustedes que opinan sobre las cosas que dejamos/regalamos o nos dejan/regalan? ¿es una señal de compromiso y comodidad o unja estrategia fríamente calculada?

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.