Cuando comencé con el blog siempre había millones de cosas que retocar, aquí, allá, la entrada, las imágenes. A Marta y a mi nos llevo tiempo hasta que entramos en ritmo, pero hasta entonces las horas del día no alcanzaban para llegar a hacer todo y ahí Fue cuando me volví una persona nocturna, de dia; bloguera. De noche; Cinefila. Hasta que conocí lo que era el Club de las 5 am.

¿De qué trata el famoso Club?

Es un estilo de vida que creo Robin Sharma, uno de los mayores expertos mundiales en liderazgo y desempeño y ,para mi sorpresa, sigue mucha gente exitosa, como famosos o empresarios tales como Steve Jobs, Co-fundador de Apple que se levanta todos los días a las 4:30am; Mary Kay Ash, la apasionada fundadora de Mary Kay Cosmetics que fue una de las primeras personas en viralizar el 5 am club, el famoso autor y vendedor Frank Bettger, o Jenier Aniston, la bella actriz que interpreta a Rachel en Friends.

Consta de comenzar el día a las 5 am. Particularmente pongo la alarma a las 4:45 y así, entre fiaca y estirón, poder comenzar el día a las 5 am.

La primer hora de esta nueva rutina consta de 3 pasos muy importantes:

  • 20 minutos para hacer ejercicio: No importa si sales a correr, caminar, haces tu rutina en tu casa, o cualquier sea tu método. El punto es ejercitarse de alguna forma.
  • 20 minutos para planear nuestro día: Revisar pendientes, libretas, nuestra agenda y planificar lo que haremos el resto del día.
  • 20 minutos para leer o estudiar sobre algún tema nuevo.

Mi experiencia formando parte del club de las 5 am

Con la cuarentena, y el nuevo blog del cual era responsable, mis horarios eran un desastre. Tenia que hacer algo para acomodar esto y pase toda una semana intentando despertarme con mi alarma a las 4:45. claro que al dormirme a las 3 (forzosamente y con suerte) me era imposible siquiera escuchar la alarma.

Así que un día me quede despierta toda la noche y fue así que me levante a las 5 a tomar una ducha y preparar café. Así fue como con algunos cafécitos a lo largo de la mañana y la tarde aguante hasta las 9 de la noche cuando finalmente me acosté y caí rendida a la cama como la bella durmiente.

A partir de ahí mágicamente comencé a despertarme 4:45 clavado, on clock, sin esfuerzo alguno. Mis mañanas se volvieron muy productivas, todo el trabajo del blog estaba hecho para las 9 y luego tenia el resto del día para ver alguna película nueva,serie, leer, pintar, cocinar.

Estando en cuarentena nuestras opciones sobre que hacer en casa son limitadas, pero cuando esto termine esta rutina va a ser la solución a la típica queja “no me alcanzan las horas del día”.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.